Diagrama de temas

  • General

    Fisioterapia de la embarazada

    Fisioterápia pelviperineal y obstétrica

    Nuestro servicio de fisioterapia está especializado en la mujer

     
     
    TE GARANTIZAMOS UN SERVICIO DE FISIOTERAPIA  ESPECIALIZADO EN LA MUJER Y ALTAMENTE CUALIFICADO
     
    SABEMOS CÓMO AYUDARTE 
     

    Tratamientos durante el embarazo

    Consiste en técnicas manuales de flexibilización y estiramiento de la musculatura perineal para prevenir las lesiones de los tejidos implicados en el parto y una mejor respuesta de estos, entre ellos la episiotomía. Comenzamos en la semana 34 y recomendamos 2 sesiones por semana. No tiene efectos adversos. Su evidencia clínica queda avalada por numerosos artículos.

    Previene y mejora las retenciones de líquidos producidas durante la gestación.

    - Ciática

    - Lumbalgia

    - Síndrome del túnel carpiano

    - Dolor pélvico

    - Dolor de espalda….

    Tratamientos del suelo pélvico de la mujer

    Se define como “cualquier pérdida involuntaria de orina que ocasiona un problema social o de higiene” (International Continence Society, 2002)

    Existen numerosos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de sufrir algún tipo de incontinencia urinaria; embarazos, partos, intervenciones quirúrgicas (histerectomía…), deportes de impacto (correr, saltar…), instrumentos de viento, sobreesfuerzos, etc…

    Podemos encontrar 3 tipos de I.U.:

    • Incontinencia Urinaria de Esfuerzo: pérdida de orina al realizar un esfuerzo (tos, estornudo, coger peso, reír….)
    • Incontinencia Urinaria de Urgencia: pérdida de orina provocada por una urgencia o imperiosidad donde la persona es incapaz de controlar la micción.
    • Incontinencia Urinaria Mixta: combinación de los dos tipos de incontinencia. 

    Es importante realizar un buen diagnóstico fisioterápico para poder personalizar el tratamiento y obtener unos resultados satisfactorios y es vital realizar una buena rehabilitación del suelo pélvico tras el parto.

    Si desea más información sobre la rehabilitación del periné tras el parto siga este enlace: click aquí

    Las vísceras de la pelvis (vejiga, útero y recto) pueden descender por el canal pélvico produciendo síntomas como son la sensación de peso, molestia al caminar o a los cambios posturales e incluso, en algunos casos, puede observarse un bulto que asoma por la vagina.

    Clasificación:

    • Cistocele/Uretrocele: es la vejiga la que desciende
    • Histerocele: el útero o matriz es el que desciende
    • Rectocele: el recto es el que desciende

    La gravedad del prolapso se define por la cantidad de vísceras afectadas (pudiendo darse casos de 2 o más vísceras prolapsadas) y por la severidad del descenso, existe desde el grado I hasta el grado IV.

    Factores de riesgo asociados: edad, antecedentes familiares, calidad de los tejidos, embarazos, partos (eutócicos y cesáreas), estreñimiento, deportes de impacto, obesidad, hormonales (menopausia)….

    Es importante tener un suelo pélvico competente ya que esta musculatura realiza la función de sostén de las vísceras pélvicas y para prevenir futuras lesiones es fundamental mantener en estado óptimo todas las estructuras que la componen.

    El estreñimiento crónico es uno de los factores de riesgo más importantes que pueden desembocar en otras patologías como; incontinencia urinaria de esfuerzo, hemorroides, fisura anal, infecciones urinarias repetitivas, descensos de órganos pélvicos….

    La fisioterapia puede reeducar la función evacuatoria del recto y de las estructuras musculares, para ayudar a una correcta salida de las heces sin provocar un descenso visceral o del suelo pélvico.

    El tratamiento de fisioterapia en este caso esta orientado en preparar a la persona para cualquier cirugía pélvica y/o abdominal y optimizar los resultados de la intervención, ya que los tejidos implicados con la zona a tratar van a sufrir en mayor o en menor medida. Con ello conseguimos que se recuperen todas las estructuras en un periodo de tiempo más corto y de manera más eficaz.

    Por otro lado, es importante entender que la cirugía solo corrige una parte del problema, pero la parte funcional del post-operatorio se recupera mediante la fisioterapia, protegiendo así las nuevas correcciones quirúrgicas realizadas y potenciando sus resultados positivos. 

    • Dispareunia: es el dolor durante o después  las relaciones sexuales. Hay un gran número de mujeres que la padecen, sobretodo después de haber sido mamá es muy frecuente su aparición. El dolor en la zona vaginal provoca de manera inconsciente una reacción de defensa de la musculatura del suelo pélvico aún teniendo un deseo sexual intenso. Puede aparecer por causas orgánicas (postparto, tratamientos farmacológicos, menopausia, infecciones genitales…), funcionales (cicatrices fibrosadas, hipertonías musculares..) o psicológicas. El objetivo del tratamiento es reestablecer la musculatura para poder mantener relaciones con normalidad.
    • Vaginismo: imposibilidad de penetración producido por el espasmo muscular involuntario de la musculatura pelviana. Las causas son psicológicas (experiencia traumática, miedos…) necesitamos por tanto el apoyo de un psicoterapeuta para trabajar en conjunto y optimizar los resultados.
    • Otras: pérdida de sensibilidad, anorgasmia…

    Síndrome caracterizado por la presencia de dolor en la región pélvica pudiendo tener diferentes localizaciones (vaginal, pubis, vulva, caderas…), puede afectar tanto a hombres como a mujeres y su diagnóstico entraña cierta complejidad. Puede variar en cuanto a la aparición (posturas prolongadas, relaciones sexuales, esfuerzos…) y el origen (ginecológico, urológico, disfunciones sexuales, coloproctológico, digestivo, traumatológico…)

    Las vulvodinias, atrapamientos del nervio pudendo, congestiones pélvicas, procesos inflamatorios, son algunas de las patologías que nos encontramos asociadas al dolor pélvico crónico.

    Es la pérdida involuntaria de heces ya sean líquidas o sólidas y/o gases. Afecta en gran medida la calidad de vida de las personas que lo padecen, condicionando las actividades del día a día y sus relaciones sociales.

    Las causas pueden ser de origen traumático (fracturas asociadas), obstétrico (desgarros perineales…), postquirúrgico (cirugías de hemorroides, fístulas, fisuras anales, procesos tumorales…)

    Los hábitos alimentarios y defecatorios son muy importantes a la hora de afrontar una recuperación del sistema excretor.

    Se define como un síndrome de “urgencia-frecuencia” en el que existe una aparición súbita de deseo miccional difícil de demorar además de un aumento de la frecuencia miccional normal (se considera normal hasta 8 micciones en 24 horas). Es un síntoma de la fase de llenado vesical que puede producir o no incontinencia urinaria de urgencia, además de nicturia (despertarse todas las noches a orinar una o más veces). 
    •  Biofeedback
    • Gimnasia abdominal hipopresiva
    • Electroestimulación muscular
    • Neuromodulación periférica: nervio tibial posterior
    • Técnicas miofasciales
    • Técnicas específicas manuales
    • Reeducación global y abdomino-perineal