Imagen de Antonio Penalva Lozano

Pródromos de parto

Cualquier usuario en el mundo

Pródromos de parto.

Una de las preguntas que más frecuentemente me realizan las embarazadas es si sabré reconocer cuando estoy de parto. Por supuesto que sabrás reconocer el gran momento pues tanto en el curso de preparación al parto online como en el presencial te informamos de todos los detalles que necesitas conocer para que no tengas dudas de cuando debes de ir al hospital. Pero si la embarazada carece de información profesional y se rige solamente por su instinto, es frecuente que tenga que ir repetidas veces al hospital, con falsas alarmas, hasta que realmente está de parto. El motivo que más frecuente que os hace ir repetidas ocasiones al hospital son los llamados  pródromos de parto.

¿Que son los pródromos de parto?

El término pródromos de parto se utiliza en medicina para hacer referencia a los síntomas que preceden al desarrollo del trabajo de parto activo.

Son contracciones que siendo más frecuentes y más intensas que las vividas por la embarazada hasta el momento, no llegan a ser rítmicas y su intensidad  varia de una contracción a otra, dicho de otro modo, no son regulares ni en frecuencia ni en intensidad. El objeto de esta fase previa al parto es madurar el cuello uterino facilitando un parto más corto y por lo tanto más amable para la madre (el proceso de maduración del cuello uterino y de cómo facilitarlo se describe con detalle en nuestro curso de preparación al parto).

Las contracciones prodrómicas podrían evolucionar en dos sentidos:

1.- Evolucionar a más hasta convertirse en una dinámica uterina de parto activo.

2.- Detenerse después de una cantidad variable de horas de actividad uterina para reiniciar de nuevo después de unas horas o días.

No todas las mujeres viven esta fase prodrómica, siendo relativamente frecuente los casos que debutan con un ritmo uterino propio de un parto activo.

La fase prodrómica, a diferencia de las contracciones de parto, se suele aliviar o detener con el vaciado vesical, abundante hidratación y reposo en decúbito lateral (preferiblemente izquierdo).

La deambulación puede estimular la fase prodrómica de parto favoreciendo que se convierta en un parto activo, al tiempo, que reduce las molestias propias de las contracciones.

Permalink Comenta esta noticia