Imagen de Antonio Penalva Lozano

Comerse la placenta tras el parto o placentofagia

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, jueves, 16 de junio de 2016, 16:34

Comer placenta

Comerse la placenta tras el parto

Bajo una premisa de naturalismo, a  mi criterio mal entendido, se está poniendo de moda en nuestro país la placentofagia (comerse la placenta tras el parto). Esta moda tiene un origen ancestral pero el último repunte proviene de los países Anglosajones y poco a poco va adquiriendo adeptos en determinados sectores de nuestra población.

Es cierto que otras especies mamíferas-placentadas ingieren la placenta tras el parto, pero la finalidad de esta práctica no es otra que la de hacer desaparecer el particular olor de la placenta que puede alertar a los potenciales depredadores de la presencia de crías indefensas en las cercanías. Esto mismo, como es obvio, trasladado a nuestra especie y cultura, está fuera de lugar, pues nos encontramos en la cúspide de la pirámide depredativa y carecemos de riesgos de esta índole.

No voy a entrar en disquisiciones de carácter científico-médico pues no existen estudios rigurosos sobre los pros o contras que esta práctica pueda acarrear para nuestra salud. Los defensores alegan razones de reposición de nutrientes y hormonas tras el parto, los detractores que la placenta es un órgano que tiene, entre otras muchas, una función depurativa y por lo tanto es rica en toxinas. Pero insisto, ninguna de las dos opciones dispone estudios contrastados que avalen sus premisas, luego carecen de rigor.

Siempre está bien ser mas ecológico, estrechar lazos con la naturaleza, acercarse al medio natural, pero con sentido común, sin extravagancias. A mí personalmente, ingerir la propia placenta tras el parto me parece extremadamente extravagante. Soy consciente de que las consideraciones de sucio o extravagante son parámetros culturales y por lo tanto subjetivos y cambiantes, pero insisto en que la placentofagia me resulta hasta repugnante en cualquiera de sus posibilidades o variantes (cruda, cocinada o deshidratada y encapsulada). Además dejo en el aire la siguiente pregunta para el debate:

Siendo la placenta un órgano humano, ¿la ingesta de la placenta es una forma de canibalismo?

Espero vuestros comentarios y punto de vista.

Permalink Comenta esta noticia

Este blog contiene mensajes que Únicamente son visibles para los usuarios inscritos. Si usted tiene una cuenta de usuario, por favor acceda para poder verlos.

Visitas a este blog: 10873