Imagen de Antonio Penalva Lozano

¿Que NO tienes que comprar si vas a tener un bebé?

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, sábado, 10 de junio de 2017, 08:08

En puericultura existen muchos productos de éxito comercial y que, sin embargo, o no son necesarios e incluso, en ocasiones, llegan a ser contraproducentes. Vienen avalados por la "sabiduría popular", la tradición o por intereses comerciales. En esta entrada de nuestro blog vamos a "destronar" algunos de ellos. Solo algunos ya que existen muchos más.

- Almohadas: No se han de utilizar almohadas en la cuna o minicuna del bebé por dos motivos:

1. La academia Americana de Pediatría, en su reunión anual del año 2016 en San Francisco (California), recomendó (entre otros muchos objetos) no utilizar almohadas pues su presencia dentro de la cuna podría incrementar el riesgo de muerte súbita.

2. El bebé cuando esta tumbado boca arriba (posición recomendada para evitar el síndrome de muerte súbita) y dadas sus características anatómicas (cabeza grande en relación al resto de su cuerpo. El 25% de la masa corporal del neonato corresponde a su cabeza), tiene la columna recta a nivel cervical. Si colocáramos una almohada, flexionaríamos la cabeza con lo  que desviaríamos ese eje recto.

- Esponjas: a los bebés no se les debe de bañar utilizando una esponja (ni siquiera la esponja natural que, si estas embarazada, seguramente ya habrás adquirido), se les debe de enjabonar utilizando nuestras manos. Las esponjas por definición son sucias. Al pasarlas por la piel del bebé sus poros recogen detritus cutáneos, células descamadas, bacterias de la flora cutánea, quedando todo ello en un medio húmedo y a temperatura ambiental. Lógicamente, con estas condiciones, la esponja se convierte en un medio de cultivo más que propicio para la proliferación bacteriana, es el medio de cultivo perfecto para desarrollar un ecosistema bacteriano. Nuestras manos recién lavadas son mucho más higiénicas que las esponjas.

Además tenemos un segundo factor a tener en cuenta para desechar las esponjas y utilizar nuestras manos durante el baño del bebé. Este segundo factor es que, al nacimiento, el bebé solo tiene dos sentidos plenamente desarrollados, el tacto y el oído. Debemos de "comunicar" con nuestro hijo y lo hacemos mediante el tacto. Con el contacto de su piel con nuestra piel el niño va a tener sensación de seguridad, amparo y protección.

- Esterilizador: Exceptuando situaciones muy particulares como prematuridad o determinadas enfermedades inmunológicas del bebé, no se deben de esterilizar los biberones. Dicho de otro modo, si el niño nació con 37 semanas de gestación o más y es un bebé sano, no se esteriliza. La esterilización, así como el uso excesivo de desinfectantes domésticos, se asocia a  un pobre desarrollo inmunitario (el típico niño se siempre está enfermo), incremento del riesgo de alergias y últimamente también se publica sobre el riesgo incrementado de enfermedades autoinmunes.

Por supuesto, se ha de esterilizar en los países donde no se tienen unas plenas garantías higiénicas, pero en los países con un sistema sanitario desarrollado y agua potable, no se debe de esterilizar.

- Termómetro de bañera: es un artilugio que siempre se compra y, sin embargo, nunca se utiliza. Quizás lo utilicemos para medir la temperatura del agua los dos o tres primeros baños ya que al principio nos sentimos inseguros pero, a partir de aquí, se convierte en un objeto que está durante el resto de nuestra vida en un cajón del cuarto de aseo pero que nunca más se usó.

Las necesidades de temperatura del agua durante el baño del bebé no son diferentes de las nuestras, si no utilizamos termómetros para nosotros tampoco es necesario utilizarlo para nuestros hijos. Lo coherente sería valorar la temperatura del agua con nuestro codo o con el anverso de la mano y si la temperatura nos resulta grata podremos introducir al niño en ese medio, si no resulta agradable modificaremos la temperatura. Para evaluar la temperatura del agua es preferiblemente evitar el hacerlo con el dorso de la mano pues la piel en esa zona es más gruesa que en su anverso o en el codo y, por lo tanto, la sensibilidad es menor.

- Tacatá: En este aspecto la Academia Americana de Pediatría no deja lugar a ninguna duda ya que llega a proponer la prohibición de su fabricación y venta. El motivo es que incrementa sustancialmente el riesgo de accidente grave del bebé y dificulta de modo significativo su desarrollo motor.

.-Colchones antivuelco o cuñas antivuelco: El niño, dentro de su cuna o minicuna, debe de estar tumbado boca arriba, no de lado. Esta es la posición adecuada para evitar el síndrome de muerte súbita del lactante. Luego las cuñas deben de desecharse para evitar riesgos ya que mantienen al niño en una posición de decúbito lateral.

Permalink 1 comment (Último comentario por Miriam, sábado, 10 de junio de 2017, 08:03)
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Alimentos prohibidos en el embarazo. Toxoplasmasis, listeriosis y anisakis

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, miércoles, 31 de mayo de 2017, 23:38

Un tipo de consultas muy comunes durante los cursos de preparación al parto y sobre las que suele existir mucho desconocimiento, son las referentes a los riesgos derivados de la ingesta de determinados alimentos durante el embarazo. Voy a intentar arrojar un poco de luz sobre este tema del modo más práctico posible, para ello no voy a entrar en disquisiciones teóricas, voy a ir directamente a las medidas preventivas que es lo que nos interesa. En esta entrada solo voy a tratar los riesgos infecciosos, no voy a entrar en riesgos tóxicos (alcohol, tabaco, mercurio...), estos serán motivo de otra entrada en el futuro.

Riesgos infecciosos más habituales en nuestro medio durante el embarazo:

 

  • Anisakis:

Los pescados poco cocinados o crudos como el sushi y el sashimi pueden trasmitir un parásito denominado Anisakis que puede provocar cuadros digestivos y alérgicos severos, especialmente importantes durante el embarazo. Las medidas preventivas de la infestación por Anisakis son:

-Conocer el riesgo que se asocia a algunas preparaciones como salazones, ahumados, encurtidos, marinados, carpaccio o ceviche y sólo consumir las que se preparen con pescado congelado previamente.

-Evitar el consumo de la región hipoaxial del pez. Dicho de otro modo, en los pescados grandes es preferible consumir las colas, procurando evitar las áreas ventrales cercanas al aparato digestivo que es donde se encuentra el parásito.

-Cocinar a mas de 60o durante al menos 2 minutos (a la plancha suele resultar insuficiente).

-Congelar a -20o durante al menos 72 h, recomendándose el pescado ultracongelado porque se eviscera precozmente en alta mar y la probabilidad de parasitación es menor.

-Las conservas son seguras ya que el alimento está cocinado previamente a ser enlatado. Se excluyen las anchoas y los escabeches ya que en estos productos el pescado esta sin cocinar.

 

  •  Listeriosis :

La listerosis es una infección producida por la bacteria Listeria Monocitogenes, de transmisión alimentaria. Los cambios propios del embarazo hacen que durante este periodo se tenga una susceptibilidad muy incrementada a la bacteria, aproximadamente un tercio de los casos de listeriosis se producen durante la gestación y esta infección puede producir alteraciones importantes en el feto.

La prevención consiste en:

- Ya que la bacteria está ampliamente extendida en la naturaleza, las autoridades sanitarias han de velar por el correcto cumplimiento de la normativa en materia de producción, elaboración, trasporte, mantenimiento y distribución de los alimentos.

-Dado que la bacteria puede crecer a temperaturas de refrigeración (0 a 8 ºC) conviene congelar las sobras de alimentos aunque este previsto consumirlas al día siguiente. Además, es aconsejable calentarlas hasta que liberen vapor.

-Los alimentos precocinados conviene consumirlos lo antes posible y calentarlos también hasta que emitan vapor. Vigilar que la fecha de caducidad este dentro de plazos.

- Cocinar completamente los productos derivados de animales como carnes, pescados y aves y mantenerlos calientes hasta su consumo.

-No mezclar alimentos crudos y cocinados durante la conservación y no manipularlos a la vez durante la elaboración.

-Vigilar que la temperatura del frigorífico se mantiene por debajo de 5ºC.

-Lavar bien las manos y las superficies de trabajo en la cocina.

-Lavar bien frutas y verduras.

- No descongelar los alimentos a temperatura ambiente, sino en la parte baja del frigorífico.

- No consumir leche cruda (sin pasteurizar) o alimentos que la contengan.

- No comer quesos blandos tales como Feta, Brie, Camembert, ni  quesos de pasta enmohecida o con vetas azules como el Roquefort o el Cabrales. Se puede comer sin riesgos quesos pasteurizados (incluidos los de untar), requesón y yogur.

 

  • Toxoplasma Goondi:

El toxoplasma es un parásito protozoario unicelular que deja recuerdo inmunológico, es decir, solo se pasa una vez en la vida. El gran problema es si la primoinfección se produce durante el embarazo pues puede afectar gravemente al feto. El riesgo de que la infección llegue al feto es bajo cuando se da en el primer trimestre y va aumentando con la edad gestacional, mientras que la gravedad de la infección disminuye con esta.

El reservorio natural del toxoplasma es el intestino del gato, por lo que las heces del gato pueden eliminar ooquistes que pueden contaminar el agua de riego y, por lo tanto, las frutas, verduras y hortalizas y, desde estas, al resto de la cadena trófica.

Las medidas preventivas son:

-Lavado meticuloso de manos antes de manipular alimentos.

-Limpieza e higiene adecuada de las superficies donde se manipulas los alimentos y de la nevera.

-Cocinar los alimentos cárnicos a tempera superior a 72 ºC.

-Congelar a -21 ºC durante al menos 48 horas los productos cárnicos que no van a ser cocinados a la temperatura adecuada. En este punto merece una mención especial, por estar profundamente arraigado en nuestra cultura, el jamon serrano. Es cierto que el proceso de curado destruye el toxoplasma si la carne estuviera contaminada por el parasito, no se puede, en absoluto, determinar qué piezas de jamón serrano pueden ser consumidas. Luego lo más prudente es congelar el jamón antes de su consumo.

-Lavar con abundante agua frutas y verduras además de desinfectar con lejía apta para uso alimentario.

-Si se realizan labore de jardinería y/o agricultura, utilizar guantes y mascarilla. Evitar tocarse la nariz o boca durante estas labores.

-Si se convive con un gato, debemos de evitar que este entre en la cocina, que salga a la calle, no alimentarlo con carne cruda y, si es posible, que otra persona se encargue de la limpieza de la caja y que se encargue de él.

 

Por favor, no caigáis en la trampa de "esas cosas no pasan nunca", "bobadas,  yo comí de todo y mi niño esta perfecto" o "por una vez no va a pasar nada". Sí que ocurren, pocas veces pero pasan descritos y las consecuencias pueden ser importantes, yo he visto varios casos de cada uno de los riesgos. Os lo aseguro, vale la pena prevenir.

Cómo podéis comprobar no se trata de prohibir alimentos, sino de tomar las medidas oportunas para que estos no sean un vector de trasmisión de enfermedades que pueden resultar importantes durante la gestación. 

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

EL ACEITE DE PALMA Y LOS ALIMENTOS INFANTILES

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, miércoles, 12 de abril de 2017, 10:38

Las instituciones y los profesionales de la salud nos repiten constantemente que debemos consumir 5 piezas de frutas y verduras al día, caminar 10000 pasos, beber 2 litros agua, realizar una exposición prudente de nuestra piel al sol, dormir 8 horas, no abusar de los alimentos refinados y/o procesados,……....pero no hacemos ni caso. Eso sí, una periodista le realiza una pregunta a un representante de la industria de la alimentación infantil sobre el aceite de palma: ¿“como son ustedes capaces de añadir aceite de palma a sus productos infantiles si saben que es malo para la salud de los niños”? y ya tenemos el “pollo montado”, las redes sociales echando humo, los medios de comunicación dando pábulo a la noticia. Claro, la pregunta tiene todos los componentes para el morbo y la polémica, nos han “tocado” nuestras fibras sensibles: la infancia, la salud y los “malvados” intereses de las todo poderosas industrias alimenticias y farmacéuticas. ¿Pero donde esta nuestro sentido crítico?, para ser libres tenemos que saber leer entre líneas, no caer en fundamentalismos, no creer todo lo que nos dicen y que quieren que repitamos como papagayos mientras tomamos el café.

No seré yo quien este al lado de los intereses de la industria parafarmacéutica y mucho menos quien defienda el aceite de palma, pero los puntos tenemos que ponerlos sobre las íes y no creer a pies juntillas todo aquello que nos dicen.

El aceite de palma es rico en grasas saturadas, es decir aquellas que son aterogénicas, incluso algunos estudios las han relacionado con los procesos metastásicos tumorales. Las grasas saludables desde el punto de vista cardiovascular son las mono y poliinsaturadas (por ejemplo, la base de la dieta mediterránea: el aceite de oliva). 

Además, su cultivo tiene un alto rendimiento y su coste es bajo, lo que ha hecho que en los últimos quinquenios se dispare su consumo a nivel mundial. Esta situación está creando un problema medio-ambiental pues se están talando extensas áreas forestales (sobre todo en el sureste asiático) para dedicarlas al cultivo de la palma. Hasta aquí la parte de la noticia que es vedad.

Entonces, ¿donde está la mentira de todo este lío?. Os cuento,  las grasas saturadas, consumidas con prudencia y equilibrio, son imprescindibles para nuestra buena salud. La cuestión no es si consumir o no grasas saturadas, la cuestión es en qué cantidad y frecuencia las consumimos, además de en qué proporción respecto a las grasas mono y poliinsaturadas.

Además, un dato que sospechosamente se ha ocultado en toda esta polémica y, en concreto, en  relación a las leches infantiles, es que aproximadamente una cuarta parte de las grasas contenidas en la leche humana son ácido palmítico (véase el artículo de la revista Nutrition Journal: "Beta palmitate  a natural component of human milk in supplemental milk formulas"). La diferencia es que la leche humana contiene ácido palmítico en su versión beta, mientras que el ácido palmítico de origen vegetal está en la versión alfa. Una pequeña diferencia en su estructura molecular pero que tiene consecuencias en la práctica, entre ellas una peor absorción del calcio y que las heces del bebé sean más duras.

En definitiva, la conclusión a la que quiero llegar es que las cosas no son blancas o negras, que existen los grises. Desde luego tendremos que presionar a la industria para que utilicen la forma beta en las leches de formula (ya existen marcas que, de modo parcial, la utilizan) y educar al consumidor para que reduzca y/o elimine de la bolsa de la compra los productos procesados que contengan aceite de palma y que tanto se le dan a los niños(bollería industrial, margarinas, cremas de cacao, etc). Pero no todo es malo en las grasas saturadas en general y en concreto en el aceite de palma, si la leche humana lo contiene por algo será.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Embarazo, pescado, omegas y mercurio

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, domingo, 5 de marzo de 2017, 10:29

Embarazo, pescado, omegas y mercurio

Los ácidos grasos Omega 3 y 6 son vitales durante los procesos de gestación y la lactancia, tanto para la madre como para el feto y el bebé. Un 60% del cerebro está compuesto por grasas, y de estas, un 40% derivan directamente de los Omegas ingeridos por la madre durante la gestación y/o lactancia.

Durante el último trimestre de la gestación y los dos primeros años de vida del niño se dan una serie de procesos muy concretos en las células nerviosas que necesitan un extraordinario aporte de Omegas, dado que, estos ácidos grasos, intervienen en la creación del tejido nervioso y en la generación y transmisión de la información a través de las neuronas.

Actualmente parece que se ha alcanzado el consenso científico respecto a que los fetos y lactantes con mayores niveles de estos ácidos grasos en su organismo tienen una mayor capacidad futura de aprendizaje y concentración. De hecho, un aporte adecuado de Omegas 3 y 6 durante estos períodos, pueden tener repercusiones positivas en la inteligencia del niño y en su agudeza visual, así como en su salud general.

 Además, la ingesta adecuada de ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6, parece tener también beneficios para la salud materna, ya que se están relacionando con la prevención de patologías obstétricas, como son:

 ¬ La preeclampsia.

 ¬ Amenaza de parto prematuro.

 ¬ Depresión postparto.

Sin embargo, las mujeres embarazadas reciben mensajes contradictorios. Por un lado, el consejo de ingerir pescado azul por su riqueza en Omega 3, sin los cuales el desarrollo neurológico del feto no sería el potencialmente deseable. Pero, por otro lado, las mujeres también reciben la advertencia de que no se excedan en el consumo de ese mismo pescado, a fin de evitar una ingesta excesiva de metil-mercurio. De hecho, en una nota informativa de la Comisión Europea, a través de su Dirección General de Salud Pública y Consumo, publicada en Bruselas el 12 de Mayo de 2004, se alerta de los riesgos que puede tener el consumo de metil-mercurio ingerido a través de pescado en grupos vulnerables como mujeres que podrían quedarse embarazadas, las mujeres que están embarazadas o las mujeres que están lactando, así como niños de corta edad. En concreto en el punto 4 de la nota informativa se dice literalmente (traducido del Ingles):

"El metil-mercurio (orgánico) es la forma química preocupante y puede constituir más del 90% del mercurio total en pescados. El pescado contienen mercurio como resultado de su presencia natural en el medioambiente y de la contaminación. Los peces depredadores de gran tamaño acumulan niveles más elevados de mercurio a través de la ingesta a lo largo de toda su vida. Las especies depredadoras de gran tamaño son a menudo migratorias y, por lo tanto, no es posible descartar pescado de aguas donde el historial de los niveles de contaminación por mercurio pudieran ser elevados".

 Como norma general a los grupos vulnerables, la comisión recomienda en el punto 11 de la nota informativa comentada que si una mujer embarazada o lactando ingiere una especie depredadora grande, aunque sea en una porción pequeña (menor de 100 gr), luego no deberían ingerir ningún otro pescado durante, al menos, una semana. Pero claro, debemos de tener claro que este extremo no nos lo podemos permitir pues necesitamos que la gestante consuma pescado con frecuencia para mantener una dieta que le permita obtener los importantes omegas 3 y 6.

Los padres deberían ser conscientes que esta recomendación también se aplica a los niños de corta edad. Además los consumidores deberían también prestar atención a cualquier información más específica de las autoridades nacionales a la luz de las especificidades locales.

Otras entidades oficiales, de terceros países, también han lanzado recomendaciones para limitar el consumo de este tipo pescados en los grupos denominados vulnerables, así son por ejemplo:

¬ La Agencia Alimentaria (Food Standars Agency) de Australia y Nueva Zelanda

¬ El Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos

¬ La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos

En un estudio publicado recientemente en la revista «Environmental Health Perspectivas» por la Universidad de Harvard en colaboración con la Universidad del estado de Michigan, se asocia los niveles altos de metil-mercurio, en el organismo materno, con un riesgo incrementado de parto prematuro. También se ha asociado la ingesta alta de metilmercurio con deterioro neurológico del niño.

Ante esta disyuntiva, la necesidad de ingerir ácidos grasos Omega 3 para un correcto desarrollo neurológico fetal y del niño, pero al tiempo, los riesgos derivados de la ingesta de metil- mercurio a través del pescado, podríamos acabar haciendo nuestra la recomendación implícita lanzada en el proyecto llamado Viva, publicado también por la Universidad de Harvard: «Las mujeres deberían continuar consumiendo pescado durante su embarazo pero escogiendo variedades con menos contenido en mercurio», es decir, evitando los predadores de gran tamaño como son, por ejemplo el atún o el emperador.

Permalink 1 comment (Último comentario por Maria Vanesa Raga Costa 337, jueves, 9 de marzo de 2017, 23:44)
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Contracciones de parto, contracciones de Braxton Hicks y aumentos de tono uterino. ¿Qué son?, ¿cómo identificarlas?, ¿cuando son normales y cuando dejan de serlo?

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, lunes, 13 de febrero de 2017, 18:46

Una pregunta constante en los cursos de preparación al parto que realizo (tanto en los presenciales como en los online) y que preocupa a todas las embarazadas que lo están por primera vez es ¿cómo son las contracciones de un parto?, ¿sabré identificarlas llegado el momento?

Así que para ayudaros a aclarar vuestras dudas voy a intentar describir como se definen las contracciones, en definitiva, como las vivís vosotras para que, llegado el momento, las podáis identificar, además de detallar lo que es normal y lo que no lo es, respecto a las contracciones.

El útero, órgano que esta conteniendo a vuestro hijo, es una víscera muscular hueca. Hueca para contener el producto de la gestación y muscular para actuar como "motor" durante el parto. Al ser un musculo tiene capacidad de contracción y estas contracciones  son las que van a hacer que feto sea expulsado al exterior.

La contracción uterina se vivencia como la sensación de que todo el útero se pone muy duro entre 20 y 60 segundos. Dicho lo anterior, debemos de matizar cada uno de los conceptos utilizados:

-"Todo el útero": no es una parte, no es que el niño/a "meta un codo" o "saque un pie". Para definirlo como una contracción tiene que ser el conjunto uterino, desde el pubis al fondo uterino y desde su extremo derecho al izquierdo.

-"Muy duro": no se trata de un hallazgo casual, no es que la embarazada toque su abdomen y lo note duro. Es una sensación interna, intraabdominal y altamente llamativa. Tan llamativa que si la madre está dormida posiblemente la despertara o, si esta ajena a su embarazo, desarrollando la actividad cotidiana, por ejemplo la actividad laboral, va a tener que abandonar lo que estaba realizando para centrar todos sus sentidos en lo que acontece en su abdomen.

-"Entre 20 y 60 segundos", nunca menos y nunca más, para que sea una contracción la sensación de abdomen muy tenso a de durar más de 20 segundos y menos de 60. Si se trata de una contracción, como mucho al cabo de 60 segundos el abdomen se ha normalizado, la sensación ha desaparecido. Si la sensación de abdomen tenso durara mucho más, lo que sea, media hora, una hora, dos horas, de modo continuo, esta situación no es una contracción. Esta circunstancia, en obstetricia, se define como incremento del tono uterino. Los incrementos de tono uterino no suelen tener más importancia y los matizare más adelante en este mismo post.

Pues bien señoras, esto es una contracción. Además las contracciones podrían doler o no doler y si duelen podría doler la zona baja del abdomen, la zona alta, todo el útero o, lo que es muy frecuente, la zona lumbar. Como  podéis ver por lo descrito, la contracción puede doler o no y si duele, el dolor es errático, es variable en su localización. La presencia o ausencia de dolor durante la contracción depende de la intensidad de la misma y del umbral al dolor que tenga la madre. Por lo tanto no debemos de fundamentarnos en la presencia o ausencia de dolor para definir la presencia o ausencia de contracciones. Duela o no, y si duele igual da donde, si todo el útero se pone muy duro entre 20 y 60 segundos, es una contracción y la contabilizamos como tal.

También hay embarazadas que a la vez que tienen una contracción viven otros síntomas asociados a la misma. Por ejemplo, hay embarazadas que a la vez que tienen una contracción sufren palpitaciones, madres que a la vez que su útero contrae tienen sensación de calor o de sofoco, incluso embarazadas que a la vez que su útero se contrae viven sensación de disnea (falta de aire). ¿Porque estos síntomas a veces (a veces que no siempre) se asocian a las contracciones uterinas?, la respuesta a esta pregunta es la siguiente:  el útero se comporta como una gran esponja, al igual que al salir de la ducha, si apretamos con la mano la esponja que hemos utilizado vuelca toda el agua que contiene; el útero de una embarazada contiene aproximadamente un litro de sangre, cuando el útero se contrae, vuelca súbitamente ese litro de sangre al sistema cardio-vascular y el incremento súbito de sangre circulando en la embarazada puede producir los síntomas que hemos descrito. Pero insisto en ello, duela o no y si duele igual da donde, palpitaciones o no, calor o no, disnea o no, si todo el útero se pone muy duro  entre 20 y 60 segundos la madre está viviendo una contracción.

Una vez descritas las contracciones, debemos de estudiar sus tipos y cuando son normales o cuando dejan de serlo.  En este sentido, en primer lugar debemos de diferenciar entre las contracciones de Braxton Hicks, las contracciones de un parto y los incrementos de tono uterino.

  • Contracciones de Braxton Hicks:

Toda mujer embarazada, desde la semana 20-22 tiene contracciones, son las llamadas contracciones de Braxton Hicks. Ahora es cuando muchas embarazadas estaréis pensando "yo no las tengo". Si que las tenéis, lo que ocurre es que las contracciones de Braxton Hicks (a diferencia de las de parto) son arrítmicas (por ejemplo: esta tarde 3, esta noche 1, mañana por la mañana ninguna, por la tarde salís a caminar una hora y durante la deambulación tenéis 4 pero dejáis de caminar y se detienen.........) y además son muy débiles, tan débiles que muchas mujeres no las perciben, pero están ahí, presentes, ejerciendo su función. En definitiva, es normal notar las contracciones de Braxton Hicks, pero también es totalmente normal no percibirlas y ello no significa que no se tengan.

¿Cuando dejan de ser normales las contracciones de Braxton Hicks para convertirse en patológicas?: cuando dejan de ser arrítmicas para convertirse en rítmicas y todavía se está en el periodo pretérmino de la gestación, es decir, por debajo de semana 37 de embarazo. Dejan de ser normales pues al convertirse en rítmicas en una gestación pretérmino se está incurriendo en un riesgo de parto prematuro.

¿Que entendemos por contracciones rítmicas si estamos por debajo de la semana 37 de gestación?

Se puede entender por rítmico al menos 6 contracciones en menos de una hora, eso sí, duelan o no duelan. Como ya sabemos, si todo el útero se pone duro entre 20 y 60 segundos y esto ocurre de modo rítmico 6 o más veces en menos de una hora, estando todavía en el periodo pretérmino del embarazo, la gestante debe de acudir al hospital para evaluar un posible riesgo de parto pretérmino y debe de ir al hospital de modo inmediato, sin demoras, con los síntomas, para poder valorar correctamente la situación. Eso sí, como hemos dicho se puede entender por rítmico 6 o más contracciones en menos de una hora, una contracción cada 20, 25 o 30 minutos no es nada, simplemente son las contracciones de Braxton Hicks.

  • Contracciones de parto:

Podemos definir como actividad uterina de parto cuando se dan al menos 2 contracciones cada 10 minutos y esa situación se mantiene en el tiempo, sin errores, al menos, durante una hora, siempre y cuando se tenga cumplida la semana 37 de gestación; es decir, con una gestación que ya ha llegado a su término. Hemos dicho 2 o más contracciones cada 10 minutos, por supuesto si fueran 3, 4 o 5 cada 10 minutos mejor, pero la actividad uterina mínima para indicar que el trabajo de parto se está iniciando debe de ser, al menos 2 cada 10´.

¿Eso quiere decir que ya estoy de parto?: No, para considerar que se ha iniciado ya el trabajo activo de parto, además de la actividad uterina descrita se ha de cumplir un segundo requisito que es tener un cuello uterino borrado, centrado, blando y, al menos, 3 centímetros de dilatación. Por muchas contracciones que se tengan, hasta que no se alcancen los 3 cm de dilatación no se considera a la madre en parto activo. La circunstancia por la cual la embarazada ya tiene contracciones de parto pero todavía no está de parto activo por tener menos de 3 cm de dilatación se le conoce como pródromos de parto o fase latente del parto.

El cuello uterino también llamado cérvix, es la parte más baja del útero y es la parte del útero que dilata, o dicho de otro modo, que abre para que el bebé pueda transitar el canal pélvico y nacer.

Hemos dicho que con 2 contracciones cada 10 minutos se puede considerar que la madre ya tiene una actividad uterina de parto, pero en pleno trabajo de parto se suelen tener entre 2 y 5 contracciones cada 10 minutos, con una duración media de 60 segundos cada una y una intensidad media (medida en columna de mercurio) de 80 mm.

En un apartado anterior decíamos que las contracciones uterinas podrían doler o no doler; sin embargo, cuando ya son de parto franco, la potencia de las contracciones ya suele ser lo suficientemente intensa como para que la contracciones lleguen a ser dolorosas, lógicamente cada mujer vivencia la sensación dolorosa en función de su umbral para el dolor y de otros factores personales.

  • Incrementos del tono uterino.

Otra circunstancia muy común, que crea cierta ansiedad a la mujer embarazada y que suele confundirse con contracciones son los incrementos del tono uterino. Como ya sabemos el útero es un músculo y ante determinadas situaciones como son la actividad física, los movimientos fetales, o simplemente, de modo espontaneo, puede incrementar su tono muscular lo que la madre percibe como “barriga dura”. Suele ser un “sistema de estabilización” totalmente fisiológico. Por ejemplo, cuando la gestante camina el útero se balancea ligeramente a derecha e izquierda con cada paso, al incrementar su tono muscular el útero tiende a estabilizarse.

La forma de diferenciar si se trata de un simple incremento de tono sin ninguna importancia o de contracciones que tampoco tendrían importancia a no ser que se dieran de modo rítmico, es su duración. Si la sensación de abdomen tenso dura menos de un minuto se trata de una contracción y se prolonga durante un largo periodo de tiempo de modo ininterrumpido (por ejemplo una o dos horas), sería un incremento de tono.

Espero haberos ayudado y, por favor, dejarme vuestro comentarios.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Prevención del síndrome de muerte súbita del bebé y consejos para un sueño seguro

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, martes, 7 de marzo de 2017, 23:07

La Academia Americana de Pediatría acaba de presentar en su conferencia anual, realizada en San Francisco (California), diecinueve recomendaciones para que el sueño del bebé sea más seguro y disminuir la posibilidad de que sufra un Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL). Las recomendaciones han sido publicadas en el número de noviembre del 2016 de la prestigiosa revista científica Pediatrics.. Estas recomendaciones se basan en las realizadas por la propia academia en el año 2011 y constituyen su primera actualización. Para realizar esta actualización se han basado en 63 nuevos estudios sobre el Síndrome de Muerte Súbita del lactante.

Las recomendaciones son:

1. Coloque a los bebés boca arriba para dormir al menos hasta el primer año de edad. Esta posición no aumenta el riesgo de asfixia.

2. Utilice para dormir una superficie firme.

 3. Aliméntelo con lactancia materna siempre que sea posible.

4. Los niños deben dormir en la habitación de los padres obligatoriamente hasta los 6 meses de vida y muy aconsejable hasta los 12 meses, pero en camas separadas.

5.  Retirar de la superficie de la cama objetos blandos ( peluches, almohadas, chichoneras....)

6.  Ofrézcale el chupete durante la siesta y al acostarse.

7.  Evite la exposición al humo del tabaco durante el embarazo y tras el nacimiento.

8.  Evite el consumo de alcohol y drogas durante el embarazo y tras el nacimiento.

9.   Evite el abrigar en exceso al bebé. No le ponga gorros para dormir.

10.  Las mujeres embarazadas deben recibir atención prenatal regular.

11.   Los bebés deben ser vacunados de acuerdo con el programa recomendado.

12.   Evite el uso de dispositivos no recomendados para el sueño tales como cuñas, colchones antivuelco y posicionadores.

13.   No confíe en monitores cardiacos y respiratorios para reducir el riesgo de muerte prematura del lactante.

14.   Poner todos los días al bebé boca abajo mientras está despierto para  potenciar su desarrollo psicomotor y reducir el riesgo de plagiocefalia posicional. “Jugar boca abajo, dormir boca arriba”.

15.  No hay evidencia de que los pañales reduzcan el riesgo de muerte prematura del lactante.

16.  Siga las recomendaciones de su pediatra, neonatólogo o profesional de la salud y  las unidades de cuidados intensivos neonatales, para reducir el riesgo de muerte prematura del lactante.

17.   Los medios y los fabricantes deben seguir las recomendaciones para un sueño seguro en sus informaciones y en la publicidad.

18.  Promover las recomendaciones de sueño seguro para reducir aún más las muertes relacionadas con el sueño.

19.  Se debe continuar la investigación y vigilancia sobre los factores de riesgo.

Algunas consideraciones:

-Es un tema especialmente importe. Solamente en Estados Unidos fallecen una media anual de 3500 niños menores de un año por causas relacionadas con el sueño (SMSL, asfixia, etc.)

-Las recomendaciones están destinadas a menores de 12 meses.

- En el punto 4 se recomienda que los bebés duerman en la habitación de los padres pero en camas separadas. Es un punto que puede crear polémica en ciertos sectores poblacionales pues se ha puesto muy de moda que el bebé duerma en la misma cama que sus padres. Sin embargo, es un punto que ya estábamos recomendando desde hace varios años a través de los cursos de preparación al parto de Maternum por motivos que nos parecen obvios en la prevención del SMSL y que hoy, la propia Academia Americana de Pediatría, nos ha confirmado que estamos en el camino correcto.

- La lactancia materna reduce en un 50% el riesgo de muerte súbita del lactante por lo que es una recomendación fundamental.

-Actualmente se incide de modo especial en la calidad de la superficie de descanso (colchón).

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Diabetes gestacional, ¿qué es?, cual es su tratamiento?, ¿qué riesgos tiene?

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, lunes, 5 de septiembre de 2016, 14:11

La diabetes gestacional es una alteración del metabolismo de la glucosa que "nace" con el embarazo y "muere" con el embarazo (a veces se podría prolongar durante la lactancia).

La gestación es una situación diabetógena pues aparecen hormonas que compiten con la insulina como por ejemplo el  lactógeno placentario. En condiciones normales el organismo materno se adapta bien a esta situación, pero en ocasiones se ve desbordado apareciendo la diabetes gestacional.

La diabetes del embarazo se diagnostica mediante una prueba denominada "curva de glucosa en la embarazada" y que consiste en dar una sobrecarga de 100 gr. de glucosa y realizar extracciones sanguíneas a los 60, 120 y 180 minutos de la ingesta, valorando de ese modo  como metaboliza la embarazada su glucosa. Las cifras normales de la curva son:

- A los 60 minutos < de 190 mg/dl

- A los 120 minutos < de 165 mg/dl

- A los 180 minutos < de 145 mg/dl

Para establecerse el diagnostico de diabetes gestacional deben de estar alterados al menos 2 de los tres parámetros. Si solo estuviera alterado uno de los tres se catalogaría como curva intolerante y convendría repetir la prueba unas semanas después para ver si a evolucionado hacia una diabetes.

Habitualmente, antes de realizar la curva se glucosa, se realiza otra prueba llamada  Test de O' Sullivan y que consiste en una sobrecarga con 50 gr de glucosa oral con extracción sanguínea a los 60 minutos. Para considerarse normal el resultado tiene que estar por debajo de 140 mg/dl. El test de O 'Sullivan es una prueba muy sensible pero, al tiempo, muy poco especifica. Esto quiere decir que todos los casos con diabetes van dar positivo en la prueba, pero no todos los positivos van a tener una diabetes gestacional. Por eso a aquellas embarazadas que dan positivo en esta prueba se les realiza la curva de glucemia para confirmar el diagnostico.

El test de O' Sullivan se realiza entre las semanas 24 y 28 de embarazo si no existen factores de riesgo. Sin embargo, si existieran factores de riesgo se practicaría en las semanas 12, entre 24 y 28 y posteriormente en la semana 32 si ninguna de las anteriores a dado positivo.

Factores de riesgo para desarrollar una diabetes gestacional:

-Haber tenido hijos macroscópicos (peso > de 4 kg al nacimiento)en gestaciones anteriores.

-Antecedentes de diabetes tipo 2 en familiares de primer grado.

-Que la propia madre pesara más de 4 kilos al nacer.

-Diabetes gestacional en gestaciones anteriores.

-Malos antecedentes obstétricos.

-Edad materna igual o mayor de 35 años.

-Test de O` Sullivan positivo.

- Diagnóstico de intolerancia a la glucosa.

-Sobrepeso u obesidad materna

Lógicamente, si la madre ya dio positivo en una ocasión durante este embarazo al test de O´ Sullivan pero no llego a confirmarse el diagnostico por tener una curva de glucosa normal, el resto de veces que se revalúe la situación se hará directamente con la curva, evitando repetir el test de O 'Sullivan.

Para realizar el Test de O 'Sullivan no es necesario ir en ayuno.

El tratamiento de la diabetes gestacional pasa por tres pilares:

1.- Dieta variada y equilibrada, con frecuentes comidas al día pero de escasa cantidad. Un error típico en el tratamiento dietético de la diabetes gestacional es suprimir todos los carbohidratos. No, se han de suspender los azucares (carbohidratos de cadena corta) pero debemos de mantener los carbohidratos complejos (cadena larga), preferiblemente integrales. Este tipo de carbohidratos deben estar presentes en todas las ingestas de la embarazada, tengamos presente que la única fuente energética fetal es la glucosa. La dieta que describimos en nuestro curso de preparación al parto online (para información click aquí)es perfectamente válida para el correcto tratamiento de la diabetes gestacional.

2.- Ejercicio aeróbico con intensidad de leve a moderada y practicado a diario. Lo ideal sería caminar a buen ritmo entre 20 y 30 minutos después de las tres comidas principales.

3.- Insulinización: este tercer pilar del tratamiento se utiliza solo en aquellos casos en los que con la dieta y el ejercicio no se ha conseguido contralar los niveles de glucosa en sangre.

Los objetivos del tratamiento son conseguir niveles de glucosa en sangre por debajo de 140 mg/dl a la hora de haber iniciado la ingesta de alimentos, o bien, estar por debajo de 120 mg/dl a las dos horas, además de evitar la hipoglucemia en ayuno. Tengamos presente que la diabetes gestacional se caracteriza por la tendencia a subir los niveles de glucosa de modo desmesurado después de las comidas pero también por las hipoglucemias durante los periodos de ayuno prolongados como son los ayunos nocturnos. Tengamos también presente que "tan malo es estar arriba, como estar abajo".

Una diabetes gestacional correctamente controlada no suele tener repercusiones negativas sobre el embarazo, pero mal controlada, incrementa sustancialmente el riesgo de infecciones de orina y vulvo-vaginales en la madre, fetos macrosómicos, polihidramnios, rotura prematura de membranas, parto prematuro, cesáreas, hipoglucemia neonatal  y de muerte perinatal . Por lo tanto, quiero insistir en el consejo de acudir a todos los controles y pruebas pautados por vuestro ginecólogo y/o matrona y, en caso de diagnostico de diabetes gestacional, seguir estrictamente el tratamiento que se paute.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Comerse la placenta tras el parto o placentofagia

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, jueves, 16 de junio de 2016, 16:34

Comer placenta

Comerse la placenta tras el parto

Bajo una premisa de naturalismo, a  mi criterio mal entendido, se está poniendo de moda en nuestro país la placentofagia (comerse la placenta tras el parto). Esta moda tiene un origen ancestral pero el último repunte proviene de los países Anglosajones y poco a poco va adquiriendo adeptos en determinados sectores de nuestra población.

Es cierto que otras especies mamíferas-placentadas ingieren la placenta tras el parto, pero la finalidad de esta práctica no es otra que la de hacer desaparecer el particular olor de la placenta que puede alertar a los potenciales depredadores de la presencia de crías indefensas en las cercanías. Esto mismo, como es obvio, trasladado a nuestra especie y cultura, está fuera de lugar, pues nos encontramos en la cúspide de la pirámide depredativa y carecemos de riesgos de esta índole.

No voy a entrar en disquisiciones de carácter científico-médico pues no existen estudios rigurosos sobre los pros o contras que esta práctica pueda acarrear para nuestra salud. Los defensores alegan razones de reposición de nutrientes y hormonas tras el parto, los detractores que la placenta es un órgano que tiene, entre otras muchas, una función depurativa y por lo tanto es rica en toxinas. Pero insisto, ninguna de las dos opciones dispone estudios contrastados que avalen sus premisas, luego carecen de rigor.

Siempre está bien ser mas ecológico, estrechar lazos con la naturaleza, acercarse al medio natural, pero con sentido común, sin extravagancias. A mí personalmente, ingerir la propia placenta tras el parto me parece extremadamente extravagante. Soy consciente de que las consideraciones de sucio o extravagante son parámetros culturales y por lo tanto subjetivos y cambiantes, pero insisto en que la placentofagia me resulta hasta repugnante en cualquiera de sus posibilidades o variantes (cruda, cocinada o deshidratada y encapsulada). Además dejo en el aire la siguiente pregunta para el debate:

Siendo la placenta un órgano humano, ¿la ingesta de la placenta es una forma de canibalismo?

Espero vuestros comentarios y punto de vista.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Versión cefálica externa

Cualquier usuario en el mundo

 

La versión cefálica externa (VCE) tiene por objetivo rotar el feto que está posicionado en podálica (nalgas) situándolo en cefálica (cabeza) para facilitar un parto fisiológico. Es una maniobra que se realiza con las manos y desde el exterior del abdomen de la gestante, con frecuencia, bajo una sedación.

Es una antigua técnica ya descrita en la literatura médica desde tiempos de Hipócrates. Fue ampliamente utilizada durante la primera mitad del siglo XX pero cayó en desuso en la década de 1940 por el incremento de la resolución de los partos en podálica por vía vaginal. Posteriormente, con el advenimiento de la cesárea, muchos de estos partos pasaron a resolverse vía abdominal.

Sin embargo, a partir del año 2000, momento en que Hannat et al, publican los resultados del Term Breech Trial Collaborative Group, aumenta el interés por esta técnica ya que, en la mayoría de los centros, la cesárea por presentación de nalgas es prácticamente sistemática.

A día de hoy, la versión cefálica externa se ha postulado como una técnica segura y con altas posibilidades de éxito (alrededor del 60 % de los casos) si se realiza cumpliendo una seria de condicionantes:

  1. Edad gestacional entre 36 y 38 semanas.
  2. El tamaño del feto (biometría) y el volumen de líquido amniótico apropiado.
  3. Monitor fetal reactivo.
  4. No deben existir contracciones uterinas pues dificultan enormemente la maniobra.
  5. Pelvis competente.
  6. Quirófano disponible por la eventualidad de una complicación.
  7. Consentimiento informado.

Existen unos criterios de exclusión absoluta y otros de exclusión relativa que evaluará escrupulosamente el ginecólogo antes de realizar la técnica.

Efectos secundarios: existe un mínimo riesgo de torsión del cordón umbilical que implicaría una reducción del flujo de oxígeno al feto, de rotura temprana de membranas y de desprendimiento prematuro de la placenta, pero realizando la maniobra con control ecográfico y en un entorno vigilado la incidencia es bajísima y en consecuencia, se considera una maniobra recomendable.

Permalink 2 comments (Último comentario por Silvia López , jueves, 9 de junio de 2016, 08:43)
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Pródromos de parto

Cualquier usuario en el mundo

Pródromos de parto.

Una de las preguntas que más frecuentemente me realizan las embarazadas es si sabré reconocer cuando estoy de parto. Por supuesto que sabrás reconocer el gran momento pues tanto en el curso de preparación al parto online como en el presencial te informamos de todos los detalles que necesitas conocer para que no tengas dudas de cuando debes de ir al hospital. Pero si la embarazada carece de información profesional y se rige solamente por su instinto, es frecuente que tenga que ir repetidas veces al hospital, con falsas alarmas, hasta que realmente está de parto. El motivo que más frecuente que os hace ir repetidas ocasiones al hospital son los llamados  pródromos de parto.

¿Que son los pródromos de parto?

El término pródromos de parto se utiliza en medicina para hacer referencia a los síntomas que preceden al desarrollo del trabajo de parto activo.

Son contracciones que siendo más frecuentes y más intensas que las vividas por la embarazada hasta el momento, no llegan a ser rítmicas y su intensidad  varia de una contracción a otra, dicho de otro modo, no son regulares ni en frecuencia ni en intensidad. El objeto de esta fase previa al parto es madurar el cuello uterino facilitando un parto más corto y por lo tanto más amable para la madre (el proceso de maduración del cuello uterino y de cómo facilitarlo se describe con detalle en nuestro curso de preparación al parto).

Las contracciones prodrómicas podrían evolucionar en dos sentidos:

1.- Evolucionar a más hasta convertirse en una dinámica uterina de parto activo.

2.- Detenerse después de una cantidad variable de horas de actividad uterina para reiniciar de nuevo después de unas horas o días.

No todas las mujeres viven esta fase prodrómica, siendo relativamente frecuente los casos que debutan con un ritmo uterino propio de un parto activo.

La fase prodrómica, a diferencia de las contracciones de parto, se suele aliviar o detener con el vaciado vesical, abundante hidratación y reposo en decúbito lateral (preferiblemente izquierdo).

La deambulación puede estimular la fase prodrómica de parto favoreciendo que se convierta en un parto activo, al tiempo, que reduce las molestias propias de las contracciones.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Maniobra de Hamilton

Cualquier usuario en el mundo

Mis pacientes con frecuencia me preguntan qué es y en qué consiste la maniobra de  Hamilton.

La maniobra de Hamilton se practica con relativa frecuencia al final del embarazo cuando por algún motivo interesa que concluya la gestación.

Para ponerla en práctica se precisa que la embarazada tenga, al menos, un centímetro de dilatación. Para su práctica, el explorador introduce un dedo a través de la dilatación y con el canto romo del mismo despega el polo inferior de la bolsa amniótica. Al despegar las membranas amnióticas, la bolsa invagina a través del cuello ejerciendo cierta presión sobre las paredes de este y esta presión hace que se segreguen prostaglandinas. Las prostaglandinas segregadas hacen que la madre tenga contracciones favoreciendo que se inicie el trabajo de parto. La maniobra puede resultar algo molesta y/o dolorosa.

No siempre que un profesional realiza un tacto vaginal al final del embarazo se hace una maniobra de Hamilton. Al contrario, lo habitual es que no se realice a no ser que exista alguna indicación concreta y previa información a la embarazada.

Los posibles efectos indeseables de la maniobra, además de las molestias propias del proceso, son posible sangrado vaginal y rotura de la bolsa amniótica. El sangrado no suele tener excesiva importancia pues suele provenir del pequeño traumatismo producido sobre la mucosa del cérvix, pero la rotura amniótica si puede tener más importancia si la madre no está de parto.

La realización de la maniobra de Hamilton no garantiza que la madre se ponga de parto, pero es una herramienta a tener en cuenta si existe alguna indicación para concluir la gestación.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

A propósito del caso de Difteria que se ha dado en nuestro país

Cualquier usuario en el mundo

Mis pacientes están casadas de oírmelo decir "a los niños se les vacuna", "el calendario oficial de vacunas se les pone". Además, esa moda absurda de no vacunar a los niños yo la vivo como una falta de solidaridad social. Si a un niño no se le vacuna, seguramente ese niño no va a sufrir ninguna enfermedad infecto-contagiosa grave pues el resto de niños que le rodean es su círculo sí han sido vacunados y no actúan de vector de transmisión de enfermedades. Pero claro, si todos los padres piensan lo mismo, esa "barrera" protectora se rompe.

Seguramente no debamos recriminar a los padres que no vacunaran a su hijo, bastante sufrimiento deben de tener como para andar culpabilizándolos. Seguramente ellos también han sido víctimas de creencias erróneas, de falsos mitos, de no sé qué oscuros intereses y temerarios mensajes, pero un mal entendido naturalismo a acabado con un niño de 6 años en la UCI. Tarde o temprano tendremos que plantearnos, como sociedad, la posibilidad de hacer obligatoria la vacunación. No me gustan nada las obligaciones, los "decreto de ley", pero también es cierto que la inconsciencia de unos pocos abre una peligrosa puerta al resto de la sociedad facilitando la entrada de enfermedades que creíamos prácticamente erradicadas.

Deseo de  todo corazón que el niño afecto se recupere y, además, que se recupere sin secuelas, pero también deseo que no se convierta en el caso "0" de toda una serie.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

¿Es bueno vacunar a las embarazadas contra la Tosferina?

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, jueves, 18 de mayo de 2017, 08:58

Vacuna de la tosferina en el embarazo

 

Durante las últimas fechas estoy recibiendo muchas consultas en relación a la conveniencia o no de vacunar a las embarazadas contra la tosferina, por lo que he decidido escribir unas líneas en el intento de arrojar un poco de luz sobre el tema:

La tosferina es una patología infecciosa altamente contagiosa a la que son especialmente vulnerables los bebés. Hasta el momento, la estrategia preventiva era iniciar la vacunación en el niño a los 2 meses de vida, pero con esta estrategia algunos niños contraían la enfermedad antes de iniciar su vacunación, siendo este el periodo de sus vidas en el que la enfermedad podría ser más grave. Por este motivo, se ha cambiado de estrategia y se ha iniciado la vacunación en la mujer embarazada. Con la nueva táctica, lo que se pretende es que la mujer embarazada reciba la vacuna y desarrolle anticuerpos. Los anticuerpos producidos por el organismo materno van a pasar vía placentaria al feto antes de su nacimiento y, de este modo, proteger al bebé frente a la enfermedad hasta que se le pueda vacunar.

La inmunidad pasiva, es decir, los anticuerpos producidos por el organismo materno y que han pasado al organismo fetal durante el embarazo, esta activa durante los dos-tres meses que tarda el bebé en producir sus propias defensas en respuesta a la vacuna que se le pone a los 2 meses de vida.

La vacunación debería administrarse a la embarazada entre las semanas 27 y 36 para que su organismo tenga tiempo suficiente de reaccionar y desarrollar las deseadas defensas. La vacuna de la tosferina es segura para las embarazadas y es bien tolerada.

Pd: No olvides que toda la información que necesitas la tienes en los cursos de preparación al parto online y presenciales de Maternum.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Embarazo y Bisfenol A

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, domingo, 1 de mayo de 2016, 19:21

Tóxicos y embarazo

Bisfenol A y embarazo.

El Bisfenol A es una sustancia que se utiliza en la fabricación de algunos tipos de plásticos y de resinas epoxi. Se encuentra principalmente en algunas botellas, tuppers y revestimientos de latas de conservas. En 2011 ya se prohibieron en toda Europa los biberones de plástico que contuvieran Bisfenol A por su riesgo para la salud bebé y, en 2013, la Asamblea Nacional Francesa prohibió su uso en envases alimentarios. Pues bien, cada vez se tienen más evidencias que relacionan negativamente el Bisfenol A y el embarazo. Léase:

1.-Según un estudio publicado recientemente en la revista de la Sociedad Americana de Endocrinología, la exposición al Bisfenol A durante el embarazo puede inducir un tipo concreto de estrés oxidativo denominado estrés nitrosativo. El estrés oxidativo está relacionado con la resistencia a la insulina y la inflamación con lo que podría producir diabetes, otras alteraciones metabólicas y enfermedades cardiovasculares.

2.-Otros estudios, en este caso de la Universidad Autónoma de Barcelona, indican que el Bisfenol A podría disminuir la fertilidad femenina e incrementar el riesgo de Síndrome de Down en futuras generaciones.

3.-Tambien disponemos de estudios que relacionan el Bisfenol A durante el embarazo con la obesidad infantil.

Seria, por lo tanto, muy deseable que nuestras autoridades sanitarias siguieran el ejemplo de sus homólogos franceses.

Desde Maternum, te mantenemos correctamente informada con el objetivo de que sepas cuidar tu embarazo adecuadamente. Tienes accesible toda la información que necesitas en nuestros cursos de preparación al parto online y presenciales.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Intrusismo en los curso de preparación para el parto

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, domingo, 1 de mayo de 2016, 19:13

Intrusismo en la preparación parra el parto

Hoy he decidido hablaros sobre el intrusismo que está sufriendo mi profesión, la llamada matronería, y en concreto en el área de la preparación al parto. Sé que es un tema polémico, que posiblemente va a despertar debates, pero que no puedo dejar de denunciar por dos motivos, léase:

1.-Por solidaridad con mi colectivo, sobre todo con las matronas y matrones mas jóvenes, con los que siento una obligación moral pues colaboro en su formación. Formación, por otro lado durísima, muy exigente, os lo puedo asegurar. Formación que obliga en muchos casos a renunciar a una vida familiar normalizada, a aparcar temporalmente cualquier otra necesidad, ambición, capricho o prioridad, pues obliga a ocupar el cien por cien del tiempo. Jóvenes que una vez concluida su exigente formación, ven frustrada su legítima ambición de encontrar un puesto de trabajo acorde a sus estudios dado que el paro también se ha asentado en este noble oficio.

Apenas he empezado a escribir y seguro que los malpensados ya creen que tengo otros intereses, menos nobles y más personales, para escribir sobre el intrusismo profesional. Si es el caso os equivocáis. A estas alturas de mi vida, desde el punto de vista laboral, me siento seguro. Sé que es un autentico lujo y privilegio poder realizar esta afirmación con los vientos que corren en nuestro país, pero no por ello deja de ser la realidad que siento. No es una preocupación personal, es una deuda con mi profesión, la profesión que tantas satisfacciones me ha dado y que espero que me las siga dando durante mucho tiempo más.

2.-Solidaridad con mi sociedad. No puedo dejar de denunciar, aunque sea desde un medio tan humilde como este, que se está dando un fraude social en el que caen muchas familias cuando confían su preparación al parto en otro tipo de profesionales (por ejemplo: fisioterapeutas o psicólogos), e incluso lo que todavía es peor,  en pseudo-profesionales como son  las doulas, profesores/as de yoga, etc.

Entiendo perfectamente que en tiempos de crisis es necesario agudizar el ingenio, tener iniciativa, explorar nuevas vías. Pero también entiendo que esas nuevas vías no se pueden salir de las normas que se ha marcado nuestra sociedad para su correcta estructuración y funcionamiento. La cuestión es clara, si alguien desea dedicarse a formar, informar, aconsejar, orientar, en definitiva, a preparar y acompañar a la gestante y su pareja de cara a afrontar sus procesos reproductivos y cuidar de su bebé, que estudie enfermería, pase por el duro corte del EIR (Enfermero Interno Residente) y que supere con éxito la formación especializada. No se puede pretender realizar esas actividades llegando por la puerta falsa. Además de la irresponsabilidad, se estaría incurriendo en un fraude social al atribuirse competencias para las que no se está cualificado.

La preparación para el parto  es una actividad de gran responsabilidad en la que se deben de aportar las bases para el correcto cuidado de la salud de la gestante, el parto, postparto y el bebé. Por supuesto, desde el más profundo respeto a la idiosincrasia y filosofía de cada familia, pero al tiempo, con el máximo rigor científico.

Claro que otros profesionales tienen áreas de intersección en esta actividad. Por ejemplo, los fisioterapeutas están perfectamente cualificados para guiar la actividad física en el pre y en el postparto y deben de tener un papel central en la rehabilitación del suelo pélvico tras el parto. Pero en cualquier modo, todo ello es totalmente insuficiente para desarrollar un curso de preparación al parto de un modo integral. No tienen ni la titulación, ni la formación suficiente para afrontarlo. ¿Puede desarrollar un curso de preparación al parto alguien que no sabe como huele una placenta?, que no ha sufrido y nunca sufrirá el "espalmo de sus coronarias" cuando un feto hace una bradicardia y no remonta, que nunca incluyó en su programa formativo un estudio profundo de la lactancia natural, etc,etc. Pues bien, os aseguro que existen temerarios/as que se lanzan a esa aventura. Como ejemplo de lo que digo os contare brevemente un caso que viví en primera persona:  recuerdo una fisioterapeuta embarazada que se matriculo en uno de los cursos de preparación al parto que desarrollo, durante el curso la vi tomar apuntes de modo desmedido, yo diría compulsivo, tomaba nota hasta de las pequeñas anécdotas que podía narrar, pues bien, poco tiempo después esta fisioterapeuta monto su propio curso. Para colmo de la desfachatez lo anunciaba en su blog (y lo sigue anunciando) como "Información actualizada y práctica". En fin, sin comentarios.

Con todo el cariño hacia los fisioterapeutas, creo que disponéis de un campo tremendamente amplio, rico, además de precioso e interesante y, lo que es más importante, imprescindible e insustituible para el bienestar de nuestra sociedad. Pero por favor, "zapatero a tus zapatos". Podremos enriquecernos mutuamente como colectivos, es nuestra obligación unir nuestros esfuerzos y conocimientos en pro de nuestros clientes, pero precisamente por ello, debemos de saber donde están los limites de cada profesión.

En cuanto a las doulas, creo que sobran las palabras. Son  pseudo-profesionales ya que no existe, en nuestro país, ninguna titulación oficial que las avale y carecen de programas formativos reglados. Su formación consiste en un cursillo (a veces de tres días de duración) y con ello se sienten cualificadas para realizar cursos de preparación al parto. En ocasiones enmascaran el nombre del curso con términos como "Curso de preparación para la maternidad" o  similares, en un intento de evitar responsabilidades legales. Por supuesto, carecen de un colegio profesional que las avale y que proteja al consumidor de hipotéticas practicas profesionales no adecuadas o temerarias.

En muchas ocasiones se nos dice a los matrones, como colectivo, que tenemos que saber trabajar en equipo, que siempre es mejor sumar, que el ser humano es poliédrico y requiere de una asistencia integral. Faltaría más, por supuesto que sí, pero lógicamente  trabajamos en equipo con todo aquel profesional que pueda aportar beneficios a la gestante, pareja y familia (fisioterapeutas, pediatras, obstetras, psicólogos, etc), y no podemos trabajar con aquellos/as intrusos, no cualificados, que pretendan entrar en un terreno para el que carecen de formación y titulación adecuada. Es simplemente una cuestión de responsabilidad.

En resumen, el único profesional cualificado, reconocido e insustituible para realizar un curso de preparación al parto es el Especialista en Enfermería Obstétrico-ginecológica (matrón/a), (no es que yo lo desee así, es que nuestra normativa así lo estipula: Directiva 80/155/CEE). Lógicamente, sin defecto de que este profesional, a su vez, pueda verse apoyado en áreas especificas por otros profesionales. Pero no perdamos el norte, apoyados que nunca sustituidos y, en todo caso, por profesionales, nunca por pseudo-profesionales.

Animo desde estas líneas a nuestros Colegios Profesionales para que persigan sin tregua el intrusismo, creo que no es necesario que recuerde que es una de las funciones que les ha otorgado nuestra sociedad. Al tiempo, también animo a mi colectivo y a toda la sociedad para que denuncien ante el Colegio Profesional de Enfermería de la provincia oportuna, cualquier caso que puedan detectar.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Así no podemos seguir

Cualquier usuario en el mundo

Hoy voy a tratar un tema que se ha constituido en un grave problema, que nuestro políticos cortoplacistas no afrontan con rigor y que va a tener graves consecuencias para todos nosotros si no adoptamos medidas rigurosas que le den la vuelta a la situación. Me estoy refiriendo a nuestra bajísima tasa de natalidad.

En estos momentos, el número medio de hijos por mujer es de 1,32, para mantener nuestra población necesitaríamos una tasa de 2,2 hijos por mujer. Esto implica que actualmente nuestra pirámide poblacional tiene forma de rombo y, si no cambia la situación, en unos años tendremos una pirámide poblacional invertida. Es imprescindible corregir rápidamente esta situación pues nuestro sistema de bienestar está en grave riesgo. Nuestra sociedad necesita que nazcan niños que el día de mañana trabajen, coticen y puedan sustentar las pensiones, el sistema sanitario y todas la necesidades que se derivan de una población anciana.

¿Por qué hemos llegado a esta situación?

No se puede establecer una causa única, el origen del problema es multifactorial. Dentro de esta multicausalidad podríamos encontrar motivaciones económicas, cambios sociales profundos como la incorporación masiva de la mujer al mundo laboral, modificación de la escala de valores predominante, prolongación de los periodos formativos, incremento del periodo de la vida considerado como juventud e, indudablemente, en los últimos años, las francas dificultades para encontrar la seguridad laboral. Las sociedades son dinámicas y en su ecología se ajustan rápidamente a las nuevas necesidades. Pero la agresividad de esta evolución cultural muchas veces da solución a los problemas de hoy pero desoye los problemas que se puedan derivar en el futuro.

¿Tenemos soluciones?

Pues francamente, no lo sé y en cualquier modo no me corresponde, lo que sí que tengo claro es que o nuestros políticos toman el tema en serio, dejan de lado las miras cortas, desarrollan políticas imaginativas que realmente potencien la natalidad o abrimos las puertas a la migración, pero esta sociedad necesita niños que sean los productores del mañana.

Permalink 1 comment (Último comentario por Leonor del Pilar Diaz Valls 272, domingo, 1 de mayo de 2016, 12:50)
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Preparación al parto ONLINE

Cualquier usuario en el mundo

En Maternum nos sentimos profundamente orgullosos por haber sido los primeros a nivel mundial (si, si, los primeros, me parece increíble), en desarrollar un curso de preparación al parto por internet. Es evidente que muchas gestantes no pueden realizar su curso preparto por estar a reposo, cuestiones laborales o de cualquier otra índole. Incluso, en los últimos años se ha sumado una cartera de embarazadas, en principio, no esperada: las mujeres españolas que han tenido que emigrar y que tienen problemas idiomáticos para seguir el curso en su país de destino. Por todo ello nos decidimos, aprovechando las herramientas que nos brindan las nuevas tecnologías, a cubrir las necesidades de esta población de embarazadas desarrollando un curso de preparación para el parto en línea.

Proceso de elaboración del curso de preparación al parto :

El trabajo ha sido ingente, agotador. En primer lugar teníamos que trasladar todas las virtudes de los cursos preparto presenciales a la red y no teníamos referentes en los que basarnos, teníamos que partir de cero y ser profundamente imaginativos. No solamente era trasladar una serie de conocimientos y conceptos a la mujer embarazada y a su pareja en relación a su gestación, parto, postparto y cuidados del bebé, con el máximo rigor científico. Además teníamos que velar por que la embarazada se sintiera arropada, protegida, acompañada desde el punto de vista profesional y por un grupo de iguales, es decir, por otras embarazadas. Para que nuestro curso diera una asistencia integral, fuese completo, teníamos que crear un centro virtual de preparación al parto con aulas donde dar las clases teóricas, gimnasios donde desarrollar la actividad física que tantos beneficios aporta a la mujer embarazada, pero también sistemas de comunicación eficientes entre la gestante y el profesional y, por supuesto, entre las mismas embarazadas.

Para todo ello, desarrollamos un campus virtual (nuestra web) que bajo su inocente apariencia, esconde potentísimas herramientas de aprendizaje, tutoría, seguimiento del progreso del curso, evaluación, pero también de comunicación interna mediante foros, chats, videoconferencia, correo electrónico y Blogs.

Otro reto fue de qué forma trasladábamos la información a la embarazada para que resultara cómoda, atractiva y eficaz. Después de estudiar diversas opciones, nos decantamos por grabar en vídeo todos los temas teóricos que desarrollamos en nuestro curso presencial de preparación al parto y, esos vídeos, acompañarlos con imágenes y esquemas para reforzar y aclarar las explicaciones del comadrón. El decantarnos por el vídeo fue para hacer mas cómodo y cercano el aprendizaje. El curso consta de más de 15 horas de grabación de vídeos acompañados y coordinados con sus oportunas imágenes aclarativas.

Además, el curso contiene un vídeo donde se hace un resumen de todos los temas relacionados con el embarazo, parto y postparto; así como de otro en el que se resumen los temas relacionados con el cuidado del neonato. Con estos vídeos resumen, la gestante puede realizar un repaso rápido del curso. Por supuesto, también contiene videos que guían a la embarazada para que pueda realizar las oportunas practicas de las técnicas respiratorias y de pujo a utilizar durante la fase de dilatación y la fase expulsiva de su parto.

Junto con la matrícula en el curso de preparación al parto online, la gestante recibe de modo gratuito el curso de "Gimnasia para embarazadas online". En este curso, una modelo realiza los diversos ejercicios aconsejados, a la vez, estos ejercicios están dirigidos por la voz del comadrón. El curso consta de 5 niveles de intensidad física. Lo que se pretende es que la embarazada coloque una colchoneta o toalla al lado de la pantalla del ordenador y replique los ejercicios que el sistema le va guiando.

El curso de gimnasia para embarazadas online cuenta con un sistema que valora la idoneidad o no idoneidad de la gestante para esta actividad. Tras realizar un test de 10 sencillas preguntas el sistema evalúa la situación y responde si la embarazada puede realizar la actividad física o, por el contrario, está contraindicada.

Presumimos de que nuestro curso de preparación al parto online esta rabiosamente actualizado y aporta, sobradamente, toda la información que necesita la pareja para afrontar con seguridad su proceso reproductivo y afrontar con éxito el cuidado de su bebé. Sin "ñoñerías", simplemente con rigor científico. Todo ello desde la comodidad de hogar y sin horarios preestablecidos.

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Re: Hola cariño, ¿como estas?

Cualquier usuario en el mundo

Os trascribo un texto que escribió Oscar Cardenal (biólogo y nutricionista de Clínica Maternum). Se trata de un e-mail simulado que manda un obeso a sus padres. Creo que nos debe hacer recapacitar, no tiene desperdicio.

 

"Re: Hola cariño, cómo estás?

 

27 de octubre de 2050

 

Estimados papá y mamá:

Espero que al leer este e-mail os encontréis bien. Gracias por el regalo de cumpleaños. No todos los días se cumplen 50 años.

Quiero que sepáis que me estoy aplicando, que estoy haciendo algo de ejercicio y mis comidas han mejorado. No son del todo buenas, pero han mejorado. La verdad es que la doctora es muy insistente y disciplinada, me felicita cuando hago las cosas bien y me regaña cuando me relajo (como podéis imaginar, las reprimendas superan a las felicitaciones).

No consigo reducir los niveles de colesterol y la tensión se me dispara casi todos los días, pero las pastillas me ayudan bastante. Lo que peor llevo es la diabetes, la glucosa en sangre es un misterio cada día y ya no saben que hacerme. Pero no todo son malas noticias, esta mañana la báscula ha marcado sólo 142 Kg.

El trabajo sigue como siempre: un asco. Los comentarios y cuchicheos del personal ya me dan igual. Al menos son discretos, no como cuando iba al colegio, que me cansé de escuchar: -“culo-gordo, que doblas las patas de las sillas; él que se ponga de portero, que con lo gordo que está, tapa casi toda la portería”. La crueldad de los chicos de 10 años. ¿Crueldad? Sí, como la cruel realidad.

Bueno, la verdad es que en el trabajo hay una chica nueva. Es muy atractiva y educada conmigo, pero me da la sensación de que me evita (para variar). Mis fieles y anónimos amigos del Facebook y del Twitter, tantos años con ellos, me animan a que le diga algo, que la invite a cenar, pero claro, no estoy preparado para otra humillación.

En situaciones como esta es cuando recuerdo y entiendo todos aquellos consejos. Sobre todo, recuerdo al abuelo diciendo: -“¡Ay, hijo mío!, no sé como te puedes ir al colegio sin desayunar”. También decía: -“Yo no sé qué le ves a ese bollo con crema. ¿Seguro que no quieres un bocadillo de jamón serrano?

Ahora comprendo eso de la Dieta Mediterránea. Ahora tiene sentido para mí eso de 5 frutas al día. Y ahora sé lo que son los azúcares refinados. Ahora, cuando soy prisionero de mi cuerpo, entiendo que la comida rápida, las hamburguesas, las pizzas, los precocinados, los aperitivos, los refrescos, no son más que eso, comida rápida. Desde luego es el camino más rápido para llegar al punto donde he llegado.

Sigo siendo adicto a la televisión, ya lo dijo la psicóloga del colegio en su informe. La doctora me dice que es uno de mis principales problemas. No sólo porque soy el prototipo del sedentarismo, sino, porque en estos instantes, mientras escribo, estoy viendo el anuncio de la nueva hamburguesa XXL del sitio ese que tanto me gusta y estoy babeando. Mañana la doctora me volverá a reñir, lo sé, pero nada más termine de escribiros, voy a encargar para cenar esa XXL con esa salsa nueva de color azul que la hace tan interesante. Es más, pediré el menú completo. Qué le voy hacer, soy así.

No estoy insinuando que haya tenido una mala educación alimentaria. Sé que los dos teníais que trabajar, que no había tiempo para cocinar y que era más fácil que me comprara lo que quisiese. Sé que fui un chico difícil con la comida. Jamás tuve ningún control sobre lo que comía. Yo decidía. Incluso en casa de la abuela, que por no verme llorar y patalear, me hacía mi comida favorita. Parece que aún huelo los huevos fritos con patatas de la abuela.

¿Lentejas? Sí, alguna vez vi al abuelo y a la abuela comerlas. En casa nunca. De hecho la frase de papá era: -“Si en casa de mis padres no me las comía, no me las voy a comer aquí”. ¿Verduras? Sí, sé lo que son. Son el motivo por el que mamá decidió que ya no me quedaría más a comer en el colegio. ¡Vaya escándalo monté!, ¿verdad, mamá?

Ahí estoy, engrosando las estadísticas. Formaba parte de ese alto porcentaje de niños a los que no les gusta la fruta y la verdura y al 16% de niños con obesidad o sobrepeso. Sin contar otros. Y ahora formo parte de ese 75% de niños con sobrepeso que serán adultos con obesidad.

Sólo espero no formar parte de la estadística de los fallecidos por problemas cardiovasculares menores de 55 años.

Un abrazo.

Fdo. Vuestro Gordi".

Espero que se cree una cadena con este e-mail y tenga difusión para que llegue a todos los padres y madres y se preocupen por la alimentación de sus hijos, así, quizá, jamás reciban un e-mail como éste".

Pd: quizás te interesen los foros de nuestra web en los que se ha tratado el tema de la obesidad infantil. Si es el caso, por favor sigue este enlace: Clikc aquí

Permalink Comenta esta noticia
Imagen de Antonio Penalva Lozano

Diabetes gestacional

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Antonio Penalva Lozano, domingo, 1 de mayo de 2016, 10:56

El tema de la diabetes gestacional es un tema que me motiva especialmente por su incidencia (se calcula entre el 4 y el 12% de las embarazadas en nuestro medio) y por las repercusiones que pueden derivarse si no se controla correctamente.

Voy a intentar explicar su origen de un modo accesible para la población general, pero por favor comprender que va a ser inevitable utilizar determinados términos técnicos.

Para que nuestras células puedan obtener su energía de la glucosa se necesita la acción de la insulina. Imaginemos que cada célula de nuestro organismo tiene una cerradura, pues bien, la insulina actuaria a modo de llave abriendo esta cerradura para que la glucosa pueda entrar dentro de la célula y de ese modo poder conseguir su energía.

La glucosa es la única fuente energética fetal. Nosotros, si es necesario, podemos "quemar grasa" para obtener energía. El feto todavía no tiene desarrollada esta vía metabólica. Luego el organismo materno emprende mecanismos bioquímicos que garanticen el aporte adecuado y continuo de glucosa al feto. Entre estos mecanismos podríamos destacar:

1.- Hormonas diabetógenas:

Imaginémoslas como hormonas que, entre otras cosas, se dedican a poner silicona en las cerraduras. Lógicamente, si la cerradura tiene silicona, la insulina no puede "abrir la puerta" y la glucosa no puede entrar.

Entre las hormonas diabetógenas durante el embarazo podemos encontrar:

a/ Hormonas segregadas por la placentaria:

  • Lactógeno placentario (con diferencia la hormona que tiene una acción diabetógena mas importante) 
  • Estrógenos 
  • Progesterona

b/ Hormonas segregadas por la madre:

  • Cortisol 
  • Prolactina

Además, la insulina es degradada (eliminada) por determinadas enzimas. Lógicamente cuanta más llaves eliminemos, menos puertas podremos abrir. Las enzimas que degradan la insulina son: 

  • Insulinasas hepáticas 
  • Insulinasas placentarias

El incremento de hormonas diabetógenas y de insulinasas durante la gestación hace que la madre no pueda introducir la glucosa en su medio intracelular con la misma eficacia con lo que lo podía hacer antes de su embarazo. Esta situación implica que los niveles de glucosa en sangre tiendan a estar más elevados durante el embarazo, con lo que se garantiza que el feto no sufra una hipoglucemia.

En definitiva, es un mecanismo de adaptación que vela por el imprescindible aporte de glucosa de la madre al feto. Pero cuando el páncreas materno (el páncreas es el órgano que segrega la insulina) no se adapta correctamente al nuevo ambiente hormonal, lo que en principio es fisiológico se convierte en patológico pues es el desencadenante de la diabetes gestacional.

Pd: quizás te resulte de interés los foros tratados en nuestra web en relación a la diabetes gestacional. Si es el casohaz clikc aquí.

Permalink Comenta esta noticia

Este blog contiene mensajes que Únicamente son visibles para los usuarios inscritos. Si usted tiene una cuenta de usuario, por favor acceda para poder verlos.

Visitas a este blog: 21090