Imagen de Penalva Lozano

Alimentos prohibidos en el embarazo. Toxoplasmasis, listeriosis y anisakis

Cualquier usuario en el mundo
Editado por Penalva Lozano, miércoles, 31 de mayo de 2017, 23:38

Un tipo de consultas muy comunes durante los cursos de preparación al parto y sobre las que suele existir mucho desconocimiento, son las referentes a los riesgos derivados de la ingesta de determinados alimentos durante el embarazo. Voy a intentar arrojar un poco de luz sobre este tema del modo más práctico posible, para ello no voy a entrar en disquisiciones teóricas, voy a ir directamente a las medidas preventivas que es lo que nos interesa. En esta entrada solo voy a tratar los riesgos infecciosos, no voy a entrar en riesgos tóxicos (alcohol, tabaco, mercurio...), estos serán motivo de otra entrada en el futuro.

Riesgos infecciosos más habituales en nuestro medio durante el embarazo:

 

  • Anisakis:

Los pescados poco cocinados o crudos como el sushi y el sashimi pueden trasmitir un parásito denominado Anisakis que puede provocar cuadros digestivos y alérgicos severos, especialmente importantes durante el embarazo. Las medidas preventivas de la infestación por Anisakis son:

-Conocer el riesgo que se asocia a algunas preparaciones como salazones, ahumados, encurtidos, marinados, carpaccio o ceviche y sólo consumir las que se preparen con pescado congelado previamente.

-Evitar el consumo de la región hipoaxial del pez. Dicho de otro modo, en los pescados grandes es preferible consumir las colas, procurando evitar las áreas ventrales cercanas al aparato digestivo que es donde se encuentra el parásito.

-Cocinar a mas de 60o durante al menos 2 minutos (a la plancha suele resultar insuficiente).

-Congelar a -20o durante al menos 72 h, recomendándose el pescado ultracongelado porque se eviscera precozmente en alta mar y la probabilidad de parasitación es menor.

-Las conservas son seguras ya que el alimento está cocinado previamente a ser enlatado. Se excluyen las anchoas y los escabeches ya que en estos productos el pescado esta sin cocinar.

 

  •  Listeriosis :

La listerosis es una infección producida por la bacteria Listeria Monocitogenes, de transmisión alimentaria. Los cambios propios del embarazo hacen que durante este periodo se tenga una susceptibilidad muy incrementada a la bacteria, aproximadamente un tercio de los casos de listeriosis se producen durante la gestación y esta infección puede producir alteraciones importantes en el feto.

La prevención consiste en:

- Ya que la bacteria está ampliamente extendida en la naturaleza, las autoridades sanitarias han de velar por el correcto cumplimiento de la normativa en materia de producción, elaboración, trasporte, mantenimiento y distribución de los alimentos.

-Dado que la bacteria puede crecer a temperaturas de refrigeración (0 a 8 ºC) conviene congelar las sobras de alimentos aunque este previsto consumirlas al día siguiente. Además, es aconsejable calentarlas hasta que liberen vapor.

-Los alimentos precocinados conviene consumirlos lo antes posible y calentarlos también hasta que emitan vapor. Vigilar que la fecha de caducidad este dentro de plazos.

- Cocinar completamente los productos derivados de animales como carnes, pescados y aves y mantenerlos calientes hasta su consumo.

-No mezclar alimentos crudos y cocinados durante la conservación y no manipularlos a la vez durante la elaboración.

-Vigilar que la temperatura del frigorífico se mantiene por debajo de 5ºC.

-Lavar bien las manos y las superficies de trabajo en la cocina.

-Lavar bien frutas y verduras.

- No descongelar los alimentos a temperatura ambiente, sino en la parte baja del frigorífico.

- No consumir leche cruda (sin pasteurizar) o alimentos que la contengan.

- No comer quesos blandos tales como Feta, Brie, Camembert, ni  quesos de pasta enmohecida o con vetas azules como el Roquefort o el Cabrales. Se puede comer sin riesgos quesos pasteurizados (incluidos los de untar), requesón y yogur.

 

  • Toxoplasma Goondi:

El toxoplasma es un parásito protozoario unicelular que deja recuerdo inmunológico, es decir, solo se pasa una vez en la vida. El gran problema es si la primoinfección se produce durante el embarazo pues puede afectar gravemente al feto. El riesgo de que la infección llegue al feto es bajo cuando se da en el primer trimestre y va aumentando con la edad gestacional, mientras que la gravedad de la infección disminuye con esta.

El reservorio natural del toxoplasma es el intestino del gato, por lo que las heces del gato pueden eliminar ooquistes que pueden contaminar el agua de riego y, por lo tanto, las frutas, verduras y hortalizas y, desde estas, al resto de la cadena trófica.

Las medidas preventivas son:

-Lavado meticuloso de manos antes de manipular alimentos.

-Limpieza e higiene adecuada de las superficies donde se manipulas los alimentos y de la nevera.

-Cocinar los alimentos cárnicos a tempera superior a 72 ºC.

-Congelar a -21 ºC durante al menos 48 horas los productos cárnicos que no van a ser cocinados a la temperatura adecuada. En este punto merece una mención especial, por estar profundamente arraigado en nuestra cultura, el jamon serrano. Es cierto que el proceso de curado destruye el toxoplasma si la carne estuviera contaminada por el parasito, no se puede, en absoluto, determinar qué piezas de jamón serrano pueden ser consumidas. Luego lo más prudente es congelar el jamón antes de su consumo.

-Lavar con abundante agua frutas y verduras además de desinfectar con lejía apta para uso alimentario.

-Si se realizan labore de jardinería y/o agricultura, utilizar guantes y mascarilla. Evitar tocarse la nariz o boca durante estas labores.

-Si se convive con un gato, debemos de evitar que este entre en la cocina, que salga a la calle, no alimentarlo con carne cruda y, si es posible, que otra persona se encargue de la limpieza de la caja y que se encargue de él.

 

Por favor, no caigáis en la trampa de "esas cosas no pasan nunca", "bobadas,  yo comí de todo y mi niño esta perfecto" o "por una vez no va a pasar nada". Sí que ocurren, pocas veces pero pasan descritos y las consecuencias pueden ser importantes, yo he visto varios casos de cada uno de los riesgos. Os lo aseguro, vale la pena prevenir.

Cómo podéis comprobar no se trata de prohibir alimentos, sino de tomar las medidas oportunas para que estos no sean un vector de trasmisión de enfermedades que pueden resultar importantes durante la gestación. 

Permalink Comenta esta noticia

Este blog contiene mensajes que Únicamente son visibles para los usuarios inscritos. Si usted tiene una cuenta de usuario, por favor acceda para poder verlos.

Visitas a este blog: 93290